Españopoly

Eva Belmonte


ESPAÑOPOLY

Cómo hacerse con el poder en España
(o, al menos, entenderlo)

Españopoly

¿Sabía que hay empresarios que han sido indultados por su propio hermano?

¿Que la mayoría de la élite político-económica de España ha pasado por el mismo patio de colegio?

¿Que más del sesenta por ciento de los contratos se conceden sin concurso público?


Si algo hemos descubierto en estos años es que España funciona como un gran Monopoly. Una partida a la que sólo están invitados determinados jugadores que se mueven saltando de casilla en casilla, haciendo y deshaciendo, acumulando bienes, cargos y condecoraciones y logrando, sin mucho esfuerzo y por razones poco transparentes, importantes beneficios en forma de contrato, de indulto, de subvención o de ley a medida.

Este libro nace con la pretensión de sacar a la luz los entresijos del poder, de explicar cómo se cocinan las leyes y a qué intereses responden. Se trata de explicar quiénes son aquellos que toman las decisiones más importantes y de qué forma se lucran con ello. Quiénes hacen las reglas, y lo más importante, con qué intención. Sin generalizar y alejándose de discursos demagogos, Belmonte, periodista que lleva años escarbando en el BOE y publicando así noticias de gran repercusión, señala y pone nombre a los principales males del sistema español de gobierno.

En Medios

Entrevista en Capital Radio
¿Cómo se consigue el poder en España?
Reseña en El Mundo
De la burbuja a Españopoly
Entrevista en A Vivir que son dos días (Cadena SER)
'Españopoly': cómo y quién tiene el poder en España
Chat con los lectores de Diario de Ibiza
¿Quiénes manejan los hilos en España?

Eva Belmonte

Es periodista, responsable de proyectos en Civio y autora del blog El BOE nuestro de cada día, donde intenta traducir y contextualizar las decisiones más relevantes que se publican en el boletín. Dirige el trabajo periodístico en iniciativas de Civio como «El Indultómetro» y «Quién Manda». Entre 2005 y 2012, antes de lanzarse a escudriñar la información pública, trabajó en el diario El Mundo.